No me puedo ir sin decir Gracias

Posted on 22/01/2012

0



Termino este viaje, pero continúo la aventura. Quiero terminar esta vuelta al mundo diciéndole gracias especialmente a la cajita de pastillas gratis que fue el arma imprescindible para sobrevivir a los mareos con los que atacaba el océano.

Pero también quiero agradecerle al grupo más íntimo que tuve en el barco. Los pasajeros, la tripulación, el plantel de trabajo, los puertos, los estudiantes, los niños… todos me enseñaron mucho en este viaje, pero en mis peores y mejores momentos ya sea laborales, personales, sociales o de crisis existencial, los profesores GETs estuvieron ahí a mi lado conteniéndome y dándome su apoyo. ¡Muchísimas gracias!

Cuando nos vimos en Tokio por primera vez y tuvimos que compartir cuáles eran los objetivos de este viaje para cada uno, yo dije que quería dejarles un poquito de mí a cada uno y también llevarme un pedacito de cada uno al final del viaje. Eso fue exactamente lo que pasó. La vida de cada uno de uds. queda grabada en mí como un tesoro de almas internacionales que palpitan a la misma frecuencia en diferentes partes del mundo. Sé que en la soledad que enfrente siempre tendré este recuerdo que me reanimé.

Y a Peace Boat le quiero regalar mis aplausos, porque además de este espacio que proveen todos los años para que los japoneses y los afortunados de sumarnos al viaje aprendamos más sobre la Paz y veamos el mundo, también es una organización que se desarrolla en diferentes aspectos y es activa en muchos ámbitos. Este es el mural que veíamos todos los días en el barco. Se los dejo para que nos inspire. Siempre hay causas e infinitas formas de involucrarnos en “Ser el cambio que queremos ver”, como dijo Ghandi. No dejemos de luchar.

Anuncios
Posted in: América, Asia, África, Europa