El final… ¿y después?

Posted on 18/01/2012

0



Los organizadores quisieron concluir la odisea de la Paz con un evento llamado El Final. Hubo reflexiones, diálogos entre generaciones, testimonios de cambios y música que invitaba a soñar por un futuro mejor.

También se aprovechó para difundir los diferentes proyectos relacionados con el medio ambiente. Hicimos un mercado de pulgas en el que intercambiamos indumentaria y objetos entre los pasajeros, repartimos folletos sobre el plan en contra de la base estadounidense en Okinawa, se habló de las posibilidades de realizar voluntariado para ayudar a las víctimas del tsunami en el norte de Japón y se dio a conocer el movimiento en contra de la energía nuclear en la isla. El objetivo era invitar a todos a seguir involucrados con causas después de terminar el viaje.

Leon, nuestro reportero jamaiquino-estadounidense que vive en Nueva York, hizo 3 talleres sobre Gratitud junto a Steven y a mí. La idea era que exploráramos qué es la gratitud, cómo al expresamos, qué nos mueve y a qué nos lleva. Queríamos que la gratitud que sentíamos todos por el viaje, la gente, la naturalezas, las experiencias, la vida y el mundo se tradujera en algo más una vez que volviéramos a nuestras vidas normales.

Para muchos japoneses, era la primera vez que participaban en un taller de expresión y reflexión. Fue muy grata la experiencia y la chance de compartir con otros.

En la última sesión comentamos cómo íbamos a convertir la gratitud interna que nos llevábamos en acciones concretas o proyectos. Fue con esto que entendí que el barco se había encargado de sembrar la semilla en cada uno de nosotros poco a poco con las vivencias que tuvimos, las charlas y conferencias de expertos, y el espacio para aceptarnos y apreciamos unos a los otros. Al final, todo radica en el amor.

Anuncios
Posted in: América, Asia, África, Europa