Todos tenemos algo que decir

Posted on 16/01/2012

4



Cada vez nos quedan menos clases de español porque se nos está acabando el viaje. Comienzan las despedidas y los agradecimientos… Nadie puede estar ajeno al término de esta aventura tan especial que ha cambiado la vida de todos los que estuvimos a bordo.

En el Festival de Discursos se sintieron las emociones. Más de 100 discursos en inglés y en español de estudiantes japoneses que temían expresarse en lenguas extranjeras nos robaron suspiros de admiración y lágrimas de alegría. Habían trabajado con tanto esfuerzo en estos últimos 3 meses… no sólo adquirieron destrezas relacionadas con los idiomas, sino que también superaron miedos personales y comenzaron a volar.

En el evento, los profesores también presentamos discursos en lenguas extranjeras. Steven y yo hablamos en japonés. El objetivo era motivar a los estudiantes y demostrarles que ésta es una experiencia nueva para todos y que los maestros también nos ponemos nerviosos y nos equivocamos.

Mi discurso en japonés fue sobre la Paz. Había escrito un poema un día en la piscina tomando sol con Bárbara y leyendo a Mario Benedetti. Mis profesoras de japonés, pasajeras que se ofrecieron voluntariamente a enseñarnos a los extranjeros del barco un poco de su idioma a lo largo del viaje, me tradujeron el poema y me instruyeron en la práctica.

Me puse enfrente del público antes de que comenzaran los discursos de mis clases. El alumno que me seguía era un ex piloto de avión que tenía 60 años y que había insistido durante todo el curso de español que quería llegar a traducir sus poemas tradicionales japoneses Haiku al español. Cuando terminó el evento, se acercó a decirme que mi discurso lo inspiró y que lo conmovió tanto que le sacó lágrimas y no pudo decir bien el suyo cuando estaba delante de la gente. Sentí ganas de abrazarlo, pero me incliné como japonesa para decirle: Gracias, usted fue quien me inspiró a escribir este poema con sus poemas japoneses y su actitud hacia el aprendizaje.

Uno conecta con la gente muchas veces sin esperarlo… y se vuelve tan linda esa relación de motivación mutua y esos momentos que te hacen crecer… Cada discurso traía un mensaje. Algunos eran sobre la vida cotidiana, algunos hablaban de la familia, de la guerra, del desastre natural en Japón, de la decisión de subir al barco, de sus sueños, de su pasado. ¡Fue un festival de Vida!

 

 

 

Anuncios
Posted in: América, Asia