Ceremonia maya con invitados guatemaltecos

Posted on 06/01/2012

0



Pronto llegaremos a Guatemala, país con una mayoría indígena notable, y para conocer más de la historia, las problemáticas sociales y la cultura de los países latinos, Peace Boat invitó a dos expertas en derechos humanos de Latinoamérica.

Nuestra primera invitada fue una ex guerrillera que decidió cambiar de vida cuando descubrió lo que la ideología podía causar en la mente de los reclutados y lo que podía llegar a incitar en las acciones de los jóvenes que estaba dispuestos a morir, y a matar, por la causa. Después de salirse de la guerrilla colombiana, comenzó a trabajar por los derechos de las mujeres. En el barco nos habló de su inspiradora historia y de su labor en la promoción de la igualdad de género y del estatus de la mujer en la sociedad.

La segunda invitada fue también muy especial. Es actualmente jefa y guía espiritual de una tribu guatemalteca y promueve los derechos de los indígenas en su país, especialmente los de las mujeres.

Trajo al barco una demostración de la ceremonia espiritual de la cultura maya y compartió con el público su cosmovisión. Escucharla fue una experiencia apasionante.

Junto a ella, estuvieron presentes estudiantes guatemaltecos provenientes de diferentes universidades, quienes fueron invitados a subir al barco en Colombia y baja en Guatemala. En su corta estadía en el barco, tuvieron talleres y clases con las dos expertas para hablar sobre los derechos humanos en Latinoamérica y especialmente en su país. Luego nos enteraríamos que antes de estar en el barco, su conocimiento sobre este tema era muy limitado. Varios estudiantes nos dijeron que aprendieron mucho más de la realidad de su país en estas sesiones.

Peace Boat cumple la función de proveer un espacio para este tipo de actividades. En numerosas ocasiones se realizaron conferencias, debates y negociaciones en el barco, ya que es considerado una entidad neutral para muchas partes.

Los jóvenes expusieron lo que aprendieron mediante una teatralización narrada que conmovió a los pasajeros japoneses. Su compromiso con la sociedad guatemalteca y su deseo de contribuir al desarrollo de un país más justo impactó grandemente a la audiencia.

Para darles la más cálida bienvenida, la comunidad japonesa en el barco organizó actividades culturales para los estudiantes. Hubo caligrafía, ceremonia de té, juegos, origami, yukatas, música tradicional… y lo más tierno fue la abuelita Asami haciendo magia al final.

Anuncios
Posted in: América