¡Sri Lanka!

Posted on 25/11/2011

1




¡Sorpresa! Llegamos a Sri Lanka y pudimos bajar del barco. Por la mañana nos anunciaron que llegaríamos antes de lo previsto a Sri Lanka y que podríamos pasear por la ciudad por 3 horas. Estábamos todos súper entusiasmados.

Hacé click en el siguiente enlace para ver más fotos de la aventura:

Una locura con muchas especias interesantes

Colombo, la capital y ciudad portuaria en la cual anclamos, era un caos encantador. Sin embargo, la presencia militar producía escalofríos. Mario Gomez, el orador que estuvo con nosotros en el barco, nos contó sobre la violencia étnica y el problema entre los diferentes grupos. Con Jay caminamos y caminamos, probando un poco de comida local e intentando saborear la cultura parecida a la de los indios. Cuando le estábamos agarrando el gustito y me estaba acostumbrando a cruzar entre buses, autos, tuk tuks y motos, sin semáforo y sin miedo, nos tuvimos que ir.

Desde el barco, nos despedimos de los niños víctimas del Tsunami, los cuales descendieron para regresar a Japón. Cada vez que llegamos y anclamos es una alegría, y cada vez que zarpamos nuevamente es un momento triste porque hay despedidas. Así es la vida, un vaivén de historias.

La noche en el barco se sentía surreal. Habíamos estado 3 horas en otro mundo y ahora regresábamos a la vida abordo. Cuando nos relajábamos con Leon en los sillones, se acercó Ue, de 78 años, para contarnos de su vida. Hablaba muy bien en inglés y tenía mucho interés en conocernos. Es arquitecto, aprendió inglés escuchando la radio, viajó con el barco a África, y es muy activo. Sus ojos irradiaban experiencia y vida… me sentía afortunada de estar entablando amistades de semejante magnitud.

Mi banda favorita sonaba invitándonos a bailar, así que celebramos juntos el día moviendo el cuerpo al ritmo de la música. En la pista había jóvenes, ancianos, gente que bailaba por primera vez. En fin, una mezcla de alegría que me dibujaría una sonrisa perpetua.

Anuncios
Posted in: Asia