Cuando un jefe de guerrilla se encuentra con un doctorado de Harvard

Posted on 30/05/2011

0



Comienza a escucharse el himno nacional y corro a la primera fila para unirme a la banda de camarógrafos que lo siguen a Ma como si fuesen fanáticos. Quizás se trajeron consigo toda la ovación que hay en Taiwán por el presidente que tiene un doctorado en la Universidad de Harvard.

“¿Cómo es el diálogo entre un presidente formado académicamente y otro, Ortega, formado en las batallas guerrilleras?” Ése fue el título que puso una de mis colegas de prensa escrita a su reportaje sobre la noche en la feria. Ortega dio un discurso larguiiiiiiísimo (hablando del pueblo, de la patria, del trabajo unido, de la fraternidad con los hermanos de Taiwán… todo con estilo carismático), y Ma pronunció su guión prudente: relaciones diplomáticas, lazos amistosos, asistencia técnica. Los aplausos fueron igual de fervientes, y yo me preguntaba si realmente hubo diálogo.

Al terminar la “interacción” entre ambos líderes, Ortega volvió a insistir en llevarlo al hotel a Ma. Entre los periodistas surgió un nuevo rumor: Ortega lleva en su camioneta consigo el arma que usó durante la guerra civil. Los guardias volvieron a inquietarse, pero Ortega hablaba por su celular mientras manejaba, así que suponemos que no iba a poder hacer ninguna otra maniobra.

Los policías locales también estaban nerviosos, porque tenían la orden de no dejar a nadie acercarse al Jeep que partiría en unos minutos. No pudo con las reporteras taiwanesas, quienes trasgredieron sin siquiera preguntar las reglas, con la única meta de sacar una toma de primer plano.

A mí el Ortegamóvil no me interesaba, tenía que hacer una última entrevista del día al alcalde de Masatepe. Necesitaba averiguar si era verdad que se le encomendaba la ayuda a las mujeres de las familias porque eran mejores administradoras (mi misión explica por qué me veo tan agitada y despeinada en la foto de abajo). El alcalde asintió y me contó más sobre los criterios de selección de las familias a ayudar y el proceso de evaluación. Ahora sí cobra vida esta feria. Ahora sí puedo atestiguar que parte de los impuestos de los taiwaneses no están tan mal usados por el gobierno en el exterior.

Anuncios
Etiquetado: ,
Posted in: América