Arte que habla

Posted on 30/05/2011

0



A esta altura del día me da vergüenza ajena que haya tantos nicaragüenses exponiendo sus productos y arte, y que los periodistas taiwaneses sólo centren su cárama en Ma. El idioma es una barrera, claramente. Sin embargo, si el rating subiera con reportajes sobre la cultura local, los canales de televisión seguramente demostrarían mayor interés.

Me acerco al sector de artesanías para entablar conversación y conocer orígenes. Mi intención es transmitir el mensaje de que, aunque no lo parezca, algunos de los que estamos allí sí agradecemos que hayan dedicado todo el día para compartir su arte.

Al percatarse de que hablo español, un artesano me obsequia un collar de El Güegüense, figura de orgullo nacional. La leyenda cuenta que fue un indígena que logró burlarse éxitosamente de los conquistadores españoles. El personaje, según el artesano, dice mucho del carácter de los nicas.

Junto al héroe principal encontré obras dedicadas a otros próceres que tuvieron y siguen teniendo gran influencia en Nicaragua y muchas partes de Latinoamérica: el Che Guevara, amado en tierras de guerrilleros, y Rubén Darío, poeta borracho que murió de amor. Las novelas latinas se inspiraron de algún lado, ¿no? ¿Cómo reportar estas corrientes pasionales a los orientales? La pasión se traduciría en locura.

La combinación de colores tropicales me seducen al mundo mágico de la cultura nica. Cuando veo las plumas pintadas, me enamoro de las aves representadas aunque todavía no haya tenido el placer de verlas aletear. Desde siempre me encantaron las plumas. Son las que permiten volar… tan livianas y tan poderosas… fáciles de movilizar y difíciles de despeinar… pioneras en el arte de escribir y, ahora, a mi descubrir, cuadros maravillosos.

Sigo el recorrido artístico en la sección de otra de mis coleccions favoritas: los aretes. Menos mal que estaba trabajando y no tenía tiempo, si no, no resistiría la tentación de llevarme decenas de historias en las orejas y mostrárselas al mundo.

La apreciación no estaría completa sin probar las comodísimas sillas mecedoras características de Nicaragua, especialmente de las ciudades coloniales como Granada y León. En estas sillas fluye la vida familiar y comunitaria.

Anuncios
Etiquetado: ,
Posted in: América