Cálida Nicaragua

Posted on 29/05/2011

0



La misión más importante fue cumplida: participar en la Ceremonia de Investidura del nuevo presidente panameño. Ahora, el viaje sería supuestamente más relajante (además, nos dijeron que el hotel tenía una piscina que nos salvaría del calor). Nuestra próxima parada: Nicaragua, país que había amagado con romper relaciones diplomáticas con Taiwán (lazos que valen oro para la isla que cuenta con menos de 25 países aliados que lo reconocen en el mundo como nación soberana) cuando Daniel Ortega asumió su presidencia por segunda vez. Tratando de no perder estos conocimientos políticos para poder realizar bien mis reportajes, mi mente se esfumaba entre las nubes antes de aterrizar. Para mí, el día y medio en el Corazón de América (sí, es el centro de la región) era un paréntesis para encontrarme con Octavio, quien estaba visitando a su familia.

Vivir la aventura de un rencuentro en otra parte del mundo era nuevamente abrazar el destino que nos unió de formas que no imaginábamos. Estamos a 5 minutos de tocar tierra nicaragüense. Entre lo periodistas comienza a surgir un incesante movimiento que me obliga a salir de mi estado romántico. Se instala el rumor: “Ortega no vendrá a recibir a Ma como había prometido, mandó al vice. Esto va a ser un caos”. Epa, ahora sí se vuelve interesante…

El rumor se constata cuando Ma llega todo serio con su esposa “moderna” (en los medios taiwaneses, al traje gris oscuro algunos lo alabaron como “vanguardista” y “feminista” y otros lo criticaron de “poco elegante” y “para asistir a un funeral”) y el vicepresidente se disculpa por la ausencia de Ortega. Los medios televisivos estaban encantados con la nueva historia: sería noticia. Enseguida, la periodista del canal más agresivo acosó al vice gritándole: “¿Por qué no vino Ortega? ¿Quiere romper lazos con Taiwán?”. Los guardias de seguridad conectados con resorte al estilo Matrix observan con calma el desorden, pero no intervienen. Claro, al que atacan no es a su presidente. Por un momento me siento que el avión se ha convertido en nave espacial que vino de otro mundo. Más de 100 taiwaneses llegando al otro lado de la Tierra con el objetivo de estrechar mano de paz, pero sin interés de conocer el contexto ni la cultura local. Al hondureño lo habían derrocado hace unos días, Centroamérica estaba moviendo piezas estratégicas para lidiar con el primer golpe a la democracia latina, el alcalde de la capital de Nicaragua, Managua, había fallecido el día anterior, y Ortega estaba con su gente de duelo. Tardamos hooooras en llegar al hotel porque había tránsito pesado combinado con ventas de marañones en el camino, asentamientos de familias indigentes en las plazas y caravanas de motocicletas Harley Davidson que reinvindicaban al difunto alcalde que había sido también boxeador aclamado. ¡Qué caleidoscopio es la vida llena de contrastes! Te impulsa a quebrar prejuicios y reconfigurar realidades.

Entramos al hotel y me espera el representante nica con la sonrisa más dulce de un Penélope que reconoce a su amada al instante. Un abrazo de esos rompehuesos y alimenta corazones, y luego reafirmamos lazos diplomáticos con el postre que más extrañaba de Nicaragua: el Cuatro Leches (un bizcochuelo con 4 tipos de leche: dulce de leche, leche condensada, leche entera y leche evaporada… riquísimo y empalagoso hasta no poder).

La pausa es corta pero me ha recargado las energías. Octa me deja delicias de la pastelería nica que me acompañan en las próximas horas de trabajo sin dormir. Resulta que la noche se hace larga porque Ortega cancela a último momento la ceremonia que había preparado para recibir formalmente a Ma y en la comisión taiwanesa se genera un disgusto fuerte. Los medios esperamos a que el embajador de Taiwán en Nicaragua explique la situación en una sesión de prensa a las 12 de la noche.El regalo del hotel para calmar nuestro estrés: un agasajo de comida típica combinando gallopinto (frijoles con arroz), plátano frito y salchicas. Yo quedo conforme, aunque todavía no hayamos visto a Ortega.

Anuncios
Etiquetado: ,
Posted in: América