El momento esperado

Posted on 26/05/2011

0



¡Un caos total! pero igual… ¡nadie se mete con los guardias panameños! Bien armados, grandes y organizados para este tipo de eventos, más si corre el mito de que llegará Zelaya, el expresidente de Honduras derrocado por un golpe de estado militar (sí, hace poco… así vamos las nuevas democracias: demagogos o gorilas, no encontramos salida).

Todo el mundo esperaba a Zelaya, pero nosotros, claro que no. Somos de Taiwán y lo único que nos interesa es lo que está relacionado con el protagonista oriental del evento: Ma. Así que los ansiamos… desde la mañana, esperando, charlando con periodistas locales, buscando confirmación del rumor.

Llega el autobús…

Y a ningún otro medio le interesa lo que a nosotros sí, por lo que no tenemos que luchar para sacar fotos. La historia de Taiwán es difícil, pero con una trama de novela que nunca acaba.

Lo seguimos hasta que entra a la Ceremonia de Investidura del nuevo presidente de Panamá y ahí dejamos que el evento se lleve a cabo tranquilamente. Luego en el hotel se hará una conferencia de prensa y anotaremos los detalles para enviar un informe completo a las sedes de Taiwán.

Los camarógrafos siguen trabajando. El calor, el no entender el idioma local, el discutir con las periodistas por no haberles hecho la toma que querían… están mareados. Intento calmar lo que temo de las multitudes – la violencia generada por la circunstancia intolerante que se crea en el desorden del grupo – charlándoles un poco sobre la cultura latina, la cual quisieran conocer más ya que están en suelo latinoamericano pero no pueden porque los viajes de trabajo matan.

Ha sido un día larguísimo y agotador. Para evitar problemas estomacales, los periodistas taiwaneses tienen preparada comida de restaurantes chinos locales. Con el único extranjero de la camada, un periodista de medios estadounidenses en Taiwán, “el defensor de los derechos humanos Denis” (así lo llamo yo), nos escapamos a probar las delicias panameñas. ¿Ven mi sonrisa por poder comer como panameña?

Nos vamos despidiendo de la primera parada. Una foto grupal en el hotel antes de partir hacia Nicaragua: tierra donde mi corazón palpitará a mil. He hecho buenos compañeros de trabajo en estos 2 días de batallar juntos. Mi rol de intérprete en el grupo ayuda a la distensión, y a mí me ha reafirmado mi pasión por la lengua española y las culturas cálidas.

La Misión Técnica de Taiwán en Panamá nos ha preparado un regalito: artesanía local y cerveza panameña. ¿Qué más podemos pedir? Los pequeños detalles abrigan el alma.

Por donde venimos nos vamos. No pensé que sería tan literal. Check-in en la pista de avión con las turbinas candentes…

Anuncios
Etiquetado: ,
Posted in: América